lunes, 5 de noviembre de 2012

ENFERMEDADES DE POST-COSECHA


ENFERMEDADES DE POST-COSECHA EN FRUTAS

1.  INTRODUCCION
Aunque las condiciones de almacenaje de un producto (fruta) afectan directamente el desarrollo de una enfermedad (pudrición) y . el consecuente deterioro del producto, las condiciones bajo las cuales se cultiva la fruta, con frecuencia determina su potencial para lograr una buena conservación y llegada en buen estado al mercado de consumo. Si las condiciones favorecen la producción de fruta de calidad que ingrese al almacenaje y al canal de comercialización, libre de infecciones, la pérdidas potenciale pueden ser mínimas. Sin embargo, si estas condiciones favorecen el desarrollo de fruta de mala calidad, que favorezca el desarrollo de las enfermedades, las pérdidas resultantes en post-cosecha pueden verse incrementadas notablemente.
Muchos hongos, tales como Penicillium spp., pueden tener éxito al invadir la fruta sólo a través de heridas. Al existir una gran cantidad de inoculo en el campo, los frutos cosechados estarán cubiertos con esporas que pueden infectar el hospedero a través de heridas desarrolladas durante la cosecha y manipuleo del producto.
Otro tipo de infección, llamada infección latente, es comúnmente causada por hongos como Botrytis. La penetración e infección del patógeno ocurre después de un período de tiempo, pero el desarrollo de la infección es retardada hasta que el fruto alcanza la madurez de cosecha, desarrollándose la pudrición latente durante el almacenaje.
2. IDENTIFICACION DEL PATOGENO
La identificación del patógeno causante de la pudrición de postcosecha debe ser correctamente identificado antes de decidir la apropiada estrategia de control de la enfermedad. La sensibilidad de los patógenos a los fungicidas varía entre géneros y también entre especies de un mismo género. Con algo de experiencia algunos hongos se pueden identificar en forma macroscópica. Sin embargo, en otros casos se debe identificar luego de cuidadosos estudios microscópicos de cultivos puros. Por ejemplo: Rhizopus stolonifer, R. arrhius, y Rs círcinans son muy similares morfológicamente pero responden en forma diferente a algunos fungicidas y a la temperatura.
En el Cuadro 1 se observan las principales enfermedades de postcosecha en frutas, causadas por hongos.
3. FACTORES DE PRECOSECRA QUE AFECTAN EL DESARROLLO DE LAS ENFERMEDADES EN POSTCOSECSA
Los principales factores de precosecha que afectan el grado de desarrollo de las enfermedades en post-cosecha en frutas son: las condiciones climáticas, la nutrición de la planta, las prácticas culturales y los tratamientos con fungicidas.
3.1 El clima
Existe una estrecha relación entre la cantidad de lluvia o días con lluvia en los dos meses anteriores a la cosecha y las pudriciones en post-cosecha causadas por Monilinia fructicola, en frutales de hueso.
Cuadro 1.Principales enfermedades de post-cosecha en
frutas, causadas por hongos.
    
FrutasPatógenoEnfermedad
   
Manzanas, perasPenicillium expansumMoho azul
y membrillosBotrytis cinereaMoho gris
 Physalospora obtusaPudrición negra
 Glomerella cinqulataPudrición ácida
 Botryospheria ribisPudrición blanca
   
   
CítricosPenicillium italicumMoho azul
 Penicillium digitatumMoho verde
 Alternaría citriPudrición por
  alternaria
 Phomopsis citriPudrición del brote
 Diplodia natalinsisPudrición del brote
   
   
Vides yPenicillium sp.Moho azul
frutales menoresBotrytis cinereaMoho gris
 Rhizopus stoloniferPudrición por
  Rhizopus
 Cladosporium herbarumPudrición por
  Cladosporium
   
   
Frutales deMonilinia spp.Pudrición morena
huesoRhizopus_ stoloniferPudrición por
  Rhizopus
 Botrytis cinereaPudrición gris
 Penicillium sp.Moho azul

La pudrición latente de la uva de mesa por Botrytis cinerea está directamente relacionada con las condiciones de clima durante la flor.
3.2 La nutrición de la planta
Alto contenido de nitrógeno generalmente tiene un efecto negativo en la calidad del producto en almacenaje, y un alto contenido de calcio generalmente tiene un efecto positivo. Se ha comprobado que la tasa respiratoria y por lo tanto la senescencia de las manzanas, está relacionada con el contenido de N y Ca en el tejido vegetal. El aumento de la fertilización con N puede resultar en frutos blandos y de corta vida de post-cosecha. La respiración aumenta con altos niveles de N solamente cuando el contenido o suministro de Ca es bajo. Manzanas con niveles altos de Ca presentan bajos porcentajes de fruta dañada por el hongo Gloeosporium spp. comparado con frutos con bajo contenido de Ca.
3.3 Prácticas culturales
Uno de los métodos más efectivos de reducir las pérdidas por pudriciones en post-cosecha es mediante prácticas culturales orientadas a reducir el potencial de inóculo en el huerto o lugares de cosecha. Ejemplo: Monilinia fructicola en carozos y Botrytip ciriprea en uva de mesa.
3.4 Control químico
El control químico o protección mediante fungicidas en precosecha es una práctica fundamental para prevenir las pudriciones fungosas de post-cosecha en frutas.

4. CONTROL DE LAS ENFERMEDADES DE POST-COSECHA MEDIANTE PRODUCTOS QUIMICOS Y MEDIOSFISICOS
4.1 Control químico
Existen relativamente pocos productos químicos disponibles para el control de las enfermedades de postcosecha en fruta. Actualmente existen aproximadamente 30 productos químicos registrados para usar en post-cosecha en los Estados Unidos de Norteamérica, los cuales se pueden utilizar en ciertos cultivos.
Tratamientos de post-cosecha con productos químicos pueden favorecer la sanidad del cultivo, o bien proteger, erradicar o tener una acción terapéutica de control de las pudriciones. Algunos productos químicos pueden ser clasificados en más de una de estas categorías tratamientos combinados pueden favorecer una acción sinérgica.
4.1.1. Sanidad. El producto más usado para reducir la población de patógenos en el hospedero, en equipos o en lavados de post-cosecha es el Cloro. La solución hidroclórica es mantenida a un pH justo sobre 7,0 para aprovechar su mayor acción desinfectante y prevenir pérdidas de cloro por evaporación. La fruta puede ser tratada con agua a 0C aproximadamente, en tanques de agua a temperatura ambiente, o en aspersión; en todos los casos se agrega cloro solo o en combinación con otros fungicidas o surfactantes.
Otro producto utilizado para desinfectar es el anhídrido sulfuroso, como gas, especialmente en uva y para desinfectar envases. El óxido de etyleno se ha usado para tratamientos de fruta seca, y el ozono se ha experimentado para control de bacterias en locales de almacenaje.
4.1.2. Protección. Los tratamientos con fungicidas protectores son efectivos si no existe infección endógena, la población del inóculo es baja, y la fruta no tiene excesivos daños o heridas. La gran mayoría de los fungicidas actualmente en uso son de acción protectora que evitan la germinación de las esporas o el crecimiento del micelio.
Entre los fungicidas que presentan este tipo de acción, los más importantes son los benzimidazoles, productos con un amplio espectro de control de hongos, incluyendo a Monilinia, Penicillium, Botrytis, y Gloeosporium. Otro fungicida muy utilizado es el 2,6,dicloro,4 nitroanilina (DCNA) que controla Rhizopus stolonifer, pero es inefectivo contra R. arrhizus, R oryzae y R. circinans u otros mucorales tales como Gilbertella persicaria y Mucor piriformis.
Debido a que las pudriciones generalmente son causadas por un complejo de patógenos, el uso de mezclas de funguicidas es recomendable y se usa actualmente. Otra razón importante es el desarrollo de resistencia de ciertos hongos a los fungicidas.
4.1.3. Erradicantes. Algunos fungicidas tienen acción sistémica que les permite mantener una actividad residual en el interior del tejido del fruto.
Los benzimidazoles tienen una mayor capacidad sistémíca y por lo tanto el residuo en el fruto es mayor, no así como el DCNA que tiene una acción más de protección y mucho menor difusión al interior del tejido del fruto.
Al agregar etanol a estos fungicidas su acción de penetración en los puntos de infección es incrementado y su efecto tóxico al patógeno es mayor. Esta experiencia indica que otros productos protectores se pueden utilizar como erradicantes mediante la mezcla con alcohol o agentes humectantes.
4.1.4. Terapia. Existen muy pocos tratamientos que matan patógenos ya establecidos en el hospedero. Los tratamientos terapéuticos son más aplicables a productos no perecibles como son los granos o la fruta seca. Los tratamientos terapéuticos en fruta fresca pueden reducir drásticamente el crecimiento fungoso, pero puede al mismo tiempo, dañar el fruto y aumentar su susceptibilidad a otros patógenos causantes de pudriciones.
4.2 Medios físicos de control
Las condiciones ambientales en las cuales la fruta se mantiene después de la cosecha afecta tanto a la fruta como a los patógenos. Un traslado rápido desde el huerto generalmente con temperaturas altas, a un tratamiento mediante aire frío forzado o agua fría, retarda la madurez así como el crecimiento de los microorganismos. La reducción de la temperatura favorece el control de la mayoría de los patógenos, excepto aquellos que pueden crecer a bajas temperaturas, tales como Mucor piriformis y Botrytis cinerea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada